Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo

-Arquímedes-

 

Trabajamos para alcanzar la integración social de todas aquellas personas que, por alguna razón, necesitan un apoyo.

Nuestra filosofía de trabajo no se basa en crear vínculos de dependencia, sino en generar puntos de apoyo para promocionar la autonomía personal, fomentando la creación y mantenimiento de los apoyos naturales dentro del entorno personal.

Las condiciones de vida que nos envuelven hacen que sea necesario reactivar ciertos vínculos y redes dentro de nuestro entorno social. Es por ello que la Asociación Babilón pretende ser un punto más de apoyo dentro del plan de vida de cada persona, coordinándose e integrándose con los demás apoyos que necesita.

La filosofía que inspira nuestra forma de trabajar tiene dos pilares fundamentales: el principio de normalización y la planificación centrada en la persona.

 

PRINCIPIO DE NORMALIZACIÓN

Para alcanzar nuestro objetivo de integración social, la Asociación Babilón se rige por el principio de normalización. Este principio, básico para nuestra metodología de trabajo y de intervención, supone que en todas nuestras actuaciones el objetivo es emplear el máximo posible de recursos normalizados, integrándonos en nuestra comunidad y favoreciendo la interactuación de las personas en riesgo de exclusión social con otras personas y recursos comunitarios.

Este modo de intervenir supone que nuestra Asociación no es una entidad segregada y aislada de su entorno, sino que es dinámica y favorece una socialización plena e integradora a través de diferentes actividades y talleres desarrolladas en recursos de la comunidad, compartiendo espacios de convivencia e intercambio con otras personas.

PLANIFICACIÓN CENTRADA EN LA PERSONA

Ninguna persona es igual a otra, por lo que nuestra intervención se centra en favorecer que las personas que acuden a nuestros servicios sean, con los apoyos y la orientación necesaria, los protagonistas de todas las decisiones que afectan a su plan de vida.

La persona se convierte así en el centro de la toma de decisiones sobre su vida y su desarrollo personal y profesional, eligiendo de qué manera quiere plantear su vida, escogiendo sus apoyos y recabando información para una toma de decisiones coherente y de acuerdo con sus propios intereses y necesidades.